Lola

LOLA: Eres el fantasma de mi amor, Veo tu silueta, oigo tu voz, huelo tu aroma, siento tus abrazos y tus besos porque tu existes en mis sueños, en mi despertar, en las sombras de los árboles, de las nubes, y de la luna. Eres el fantasma de mi amor, aunque te encuentras tan lejos a cada instante te llevo en mi corazón, llevo tu adiós. Cargo ese adios conmigo para que nunca se escape de nuestros labios, nunca existira un adios mientras te lleve dentro de mi. Eres el fantasma cual siento su aliento tan cerca y tan lejos pues te tengo y no te tengo eres el fantasma de mi amor, de mi corazón.

martes, marzo 23, 2010

Lluvia Dulce Dulce LLuvia

Hace ya un par de días, se paso todo el día lloviendo. Todavía esta lloviendo tan solo no el día entero. Están haciendo días grises. Amanece gris y gris oscurece. Aunque ya comienza la primavera los árboles aun continúan despojados de las hojas las cuales le marchito la Otoño y las cuales enterro el invierno. La lluvia ha sido muy común recientemente, lo que me trae a escribir es mi propia realización de lo egocéntricos que somos creyendo que el mundo existe para que gire a nuestro alrededor y a nuestra manera. Bueno, en este día lluvioso fui a almorzar en mi restaurante favorito donde no se ni como sabe la comida, Tan solo voy por la bella trigueña la cual trabaja ahí con caderas tan fértiles y ojos que dicen ven a mi. La lluvia continuaba y todas las conversaciones ese día giraban en torno a la maldita lluvia. En mi lugar de empleo en el restaurante, en la calle a todos les molestaba la lluvia por ser tan impertinente y atreverse a dañarle el día a la gente. Oír a la gente dando tanta queja me puso a pensar aunque no tan solo ellos, pero yo también he sido un ingrato. Pensamos que el mundo esta ahí para servirnos a nosotros y a nuestra manera.

Ya pronto llega la primavera. Nos encantan las flores pero no el que llueva. Satisfacer nuestra sed, bañarnos nadar y navegar pero no queremos agua. Queremos que llueva de noche, hasta que amanezca. Que llueva hasta el fin de mi siesta. Pero que llueva a mi conveniencia.
 ¿Quienes somos que sin ser nada exigimos tanto? Somos vasijas vagabundas las cuales pasamos por un instante, tan solo un pestañear es nuestra vida en el universo en el tiempo. No somos nada. Somos agua que se evapora, y cuerpos; cuerpos que se convierten en estiércol.

! Yo quiero que llueva! Quiero caminar bajo la lluvia, correr entre gotas, sacar la lengua y saborear esa gota que me brinda vida y lagrimas de alegría y de tristeza. Quiero sonreír, mirar al cielo y darle gracias al Creador que en tan grande universo me ha permitido ser parte del aire, la lluvia, los árboles, insectos y animales, convivir con tantas cosas que no me merezco. Quiero dar gracias por esa lluvia cual libero mis agonías del día y me hizo realizar algo más de las alegrías de la vida, por brindarme esa agua par mi café mañana.

Aun llueve, ya hace como tres días, pero ahora despierto, doy gracias por esa agua primordial creadora de nuestra existencia, doy gracias porque renueva y nos devuelve la primavera, doy gracias, pues por ella brotaran nuevas flores en mi jardin, Rosas, Lirios y Claveles.

No hay comentarios.:

Derechos Reservados

Safe Creative #1008267152509 Todo lo que se encuentra escrito en estas paginas es la propiedad intelectual del autor. Las imagenes son obtenidas de la red. Por favor comunicarse si usted es el porpietario de la imagen y desea que sea removida.